La isla de los náufragos

La isla de los náufragos

Tras algunos años de estancia en esta isla misteriosa, y cercano ya el momento en que tendré que abandonarla, dejo escrito este mensaje y, al igual que haría un náufrago como es debido, lo lanzo al mar dentro de una botella, para que si alguien la encuentra le ayude en su camino.

Aquí he conocido días de suerte y de desgracia, como todo el mundo, supongo. ¿Acaso mi estancia en la isla hubiera podido ser mejor? Sin duda. Pero también es cierto que hubiera podido ser mucho peor y, hoy por hoy, puedo afirmar que aguardo lo que aún está por llegar con más esperanza que temor. Por lo tanto, solo me resta agradecer a Dios todo lo que he vivido. Y por haberme obsequiado con la aventura de la vida.